Skip to main content

Órganos del sistema inmune

Los órganos que forman parte del sistema inmune se diferencian en primarios y secundarios según su función inmunitaria.

Primarios, centrales o generadores: Son la médula ósea y el timo. Las células del sistema inmune se generan, maduran y alcanzan la inmunocompetencia en ellos: en la médula ósea se producen las células inmunes de la sangre, y en el timo maduran los linfocitos T.

Secundarios o periféricos: Son el bazo y los ganglios linfáticos. En ellos ocurre la respuesta inmune. En el primer contacto con un antígeno determinado son el unico órgano donde se da la respuesta. Cuando es el segundo contacto con ese antígeno, la respuesta puede darse en otros puntos del organismo.

organos del sistema inmune

Organos primarios del sistema inmune

Medula osea

Aquí se originan todos los linfocitos T y B. Además, madurán los linfocitos B1.

Timo

Es el órgano encargado de la maduración de los linfocitos T. Se va llenando de protimocitos, y estos van pasando a lo largo de los días desde la corteza hacia la médula del timo, y una vez allí entran en contacto con las células de su estroma. Así, en contacto con esas células, los protimocitos van madurando y aprendido a ser tolerantes con los autoantígenos, con “lo propio” , a lo que se denomina educación tímica.

Organos secundarios del sistema inmune

Ganglio linfatico

Aquí comienza la respuesta de la inmunidad adaptativa a los antígenos que hayan penetrado a través de los epitelios o que estén presentes en los tejidos. Los antígenos que lleguen a los tejidos serán drenados al sistema linfoide para llegar hasta los ganglios y activar a los linfocitos.

Es un órgano encapsulado con unas trabéculas en su interior. A través de la cápsula pasan conductos linfáticos aferentes, con la linfa que transporta los antígenos (bien solubles o bien unidos a células dendríticas).
En el ganglio hay linfocitos B y T, que se instalan en él durante unos días; el ganglio es, por tanto, un sitio de asentamiento.

Esos linfocitos llegan por las arterias de entrada y salen al ganglio por las vénulas de endotelio alto.
Los linfocitos B se encuentran en la corteza (formando los folículos primarios) mientras que los linfocitos T se instalan en la paracorteza. Los macrófagos, células plasmáticas… se sitúan en la zona profunda, la médula del ganglio.
Así, los diferentes tipos celulares del sistema inmune no se mezclan unos con otros gracias a las citocinas que les indican dónde deben ubicarse.

Una vez pasados unos días si no han encontrado ningún antígeno salen por el vaso linfático eferente para dirigirse a otro lugar y ver si allí encuentran algún antígeno.

Cuando se activan los linfocitos B (ubicados en los folículos primarios) aparecen en el centro de los folículos una serie de cambios. A esa zona cambiada se le denomina centro germinal, y el folículo pasa a ser secundario.

Teniendo en cuenta el vaso eferente de los ganglios, vemos 2 tipos de ganglios linfáticos:

Hay ganglios cuyo vaso eferente llega a conducto torácico directamente, para más tarde llegar al ángulo yugosubclavio izquierdo y drenar al sistema venoso.

Otros ganglios por el contario, su vaso eferente se convierte en el aferente de otro ganglio linfático; hasta llegar al último que drenará al conducto torácico.

Bazo

En él se disponen los linfocitos de una manera semejante a como lo hacen en los ganglios.
Tiene una pulpa roja y una pulpa blanca. En la pulpa blanca es donde se acumulan los linfocitos, separados los B de los T. En los folículos de linfocitos B del bazo también se pueden ver los centros germinales cuando se produce su activación.

El bazo es esencial cuando los antígenos están circulando en la sangre (viajando por ella, a causa de una infección…), porque filtra toda esa sangre atrapando los antígenos y produciéndose la respuesta inmune en él.
Para los antígenos que entran por mucosas o piel, la respuesta inmune suele darse en los ganglios linfáticos.

MALT (Tejidos Linfoides Asociados a Mucosas)

Dentro del sistema inmune, estos tejidos están especializados en las puertas de entrada de los patógenos. Están en todas las mucosas que contactan con el exterior, e intervienen en la formación de los linfocitos.

  • Masas compactas de tejido linfoide. No suele ser encapsulada: amigdalas, adenoides (amigdalas faríngeos o vegetaciones), apéndice intestinal, placa de peyer…
  • Difuso. En mucosa respiratoria, gastrointestinal y urogenital; lugares muy expuesto a hidratos de carbono, sales…(constituyentes comunes a bacterias), por lo que tendrán que discriminar las moléculas perjudiciales. 2 partes:
    • Superficial, entre células epiteliales de la mucosa.
    • Profundo, en la submucosa

Estos son los organos del sistema inmune. Como hemos visto cada uno tiene una función, algunos se encargan de la maduracion de ciertas células, otros de defendernos frente a los patogenos. Todos y cada uno tienen su papel en el sistema inmune asi como veremos ocurre lo mismo con las diferentes células.

11 comentarios en “Órganos del sistema inmune

  1. Hola tengo 12 años y me encanta estudiar estuve buscando en muchas paginas y no encontre lo que necesitaba.No me rendi y pense en buscar aqui;la verdad es que es una pagina genial con informacion muy especificada y explicativa en donde encontras lo que necesitas al toque…Me encanto esta pagina espero volver a mandarles un mensaje escribiendo lo buenisima q es esta pagina.

    p.p:les prometo comentarles amis amigos sobre buscar informacion aca y tambien lo voy a hacer yo……BESOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *