Skip to main content

Tipos de linfocitos T y B

Tipos de linfocitos T:

Los linfocito T, así designados porque derivan del timo, son las células centrales de las defensas adaptativas.

Los linfocitos T expresan el TCR, el receptor de las células T, una estructura proteica heterodímera. Se pueden encontrar distintos TCR debido a las cadenas por las que están formados:

  • αβ: Es una población de linfocitos T avanzada en el desarrollo con diversas especificidades.
  • γδ: Son estructuras más primitivas con especificidad limitada para los antígenos peptídicos y no peptídicos.

El TCR está unido a una molécula llamada CD3+, que es un receptor para citocinas y quimiocinas, sirven para internalizar la señal.

Existen dos grandes poblaciones de linfocitos T CD3+:

  • CD4+: tienen una molécula CD4 en su membrana, la cual tiene una función importante en el reconocimiento de los antígenos.
  • CD8+: tienen una molécula CD8 en su membrana.

El linfocito T αβ adquiere el CD4 o el CD8 en su paso por el timo, por lo que salen formando ya dos poblaciones distintas de linfocitos T. Estas poblaciones produciran sus respectivas células efectoras y de memoria.

Tipos linfocitos T

  • LTh, linfoctos cooperadores o “helper”: muestran el grupo de diferenciación CD4. Detectan péptidos presentados por MHC II. Ayudan a LTc, LB y fagocitos. Estos, en un principio, serán la forma inexperta, la naïve o TH0. Cuando se diferencia podrá dar dos poblaciones funcionales efectoras (no fenotípicas, ya mostrarán las mismas moléculas de superficie). Se diferenciarán en una u otra por mostrar diferentes patrones de citocinas que cada uno produce:
  • TH1: sus citocinas activan la respuesta inmuno-celular específica.
  • TH2: sus citocinas activan la respuesta inmuno-humoral (anticuerpo=humor) específica, que estará dirigida, activada y auxiliada por los TH2.
  • LTc: Citotóxicos y supresores: muestran el grupo de diferenciación CD8. Tienen como función la citotoxicidad y la supresión específica del antígeno. El linfocito efector que dará tras la proliferación y diferenciación será el linfocito citotóxico armado. Cuando el naïve contacta con el antígeno prolifera y se diferenciará sintetizando las enzimas necesarias para hacer frente al antígeno; es decir, su armamento para matar al cuerpo extraño. Detectan péptidos presentados por MHC II. Ayudan a LTc, LB y fagocitos.

Por lo que la respuesta inmune es dual, celular y humoral. Dependiendo de la naturaleza del antígeno habrá mayor producción de células citotóxicas específicas o anticuerpos.

Tanto LTH1, LTH2 y LTc tendrán también células de memoria, las cuales se quedan circulando por la sangre. La memoria produce que las respuestas para ese mismo antígeno sean más específicas y más rápidas en posteriores contactos con ese antigeno.

Tipos de linfocitos B

Los linfocitos B mostrarán un receptor propio que será el BCR, que serán IgG e IgM. Se dividen en dos poblaciones:

  • Linfocitos B1: mostrarán una molécula de membrana CB, por lo que serán CB+, con el grupo de diferenciación CD5, por lo que son CD5+. Maduran y alcanzan la maduración en la médula ósea. Una vez salidos de la médula serán los naïve, los inexpertos. Aparecerán en el tejido linfoide secundario, en la cavidad pleural y peritoneal (en ambos habrá millones de B1 pegados); en los intestinos y de los pulmones. Así, cuando se fraccionan estas estructuras tomarán parte en la prevención de infecciones o de la misma manera, al ser lugares con pleno contacto con el exterior no permitirán el paso de las bacterias al interior del organismo.
  • Linfocitos B2: no mostrarán molécula de membrana CB, por lo que son CD5-. Se formarán formas transicionales en la médula que tendrán que madurar en bazo. Una vez salido del bazo será la forma inexperta o naïve. En la formas naïve, tanto B1 como B2 los BCR tendrá la misma especificidad. Los linfocitos B2 dan una respuesta más compleja y más completa, son capaces de localizar todas las pequeñas moléculas que diferencian las células. Tendrá receptores para IgG, para el C3b y para citocinas y paracitocinas. Aparecerán en los órganos linfoides secundarios.

Las células efectoras de los linfocitos B serán las células plasmáticas que producen los anticuerpos y las células de memoria (que se quedan circulando por la sangre). El elemento realmente efector por tanto será el anticuerpo o humor (también se le denomina así por ser soluble). La célula plasmática no tendrá receptores para el antígeno y secretará un solo tipo de Ig.

Los linfocitos B de memoria se podrán diferenciar ya que solo tendrá un Ig como receptor: IgG, IgA o IgE. Los Ig serán marcadores de estirpe. Los marcadores de estirpe son marcadores celulares (como los CD y TCR en linfocitos T) que la diferencia del resto de las células.

Los linfocitos se caracterizan por presentar una variedad enorme de receptores diferentes. La diversidad viene por un mecanismo naturales y adaptados que veremos en próximos temas.

Como ya hemos ido comentando a lo largo del tema, dentro de la población de linfocitos existen diferentes subpoblaciones (linfocitos B y T atípicos), que se encuentran en algunos lugares concretos del organismo. Algunas de las funciones de las subpoblaciones aún no se conocen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *