Skip to main content

Variabilidad del receptor de linfocitos T (TCR)

Como ya vimos en el tema 7, existen dos tipos de receptor de linfocito T: TCR αβ y TCR γδ. La variabilidad que presentan ambas moléculas afecta solo a su especificidad (idiotipo).

Los LT presentan únicamente mecanismos de variabilidad natural, es decir, que se producen únicamente en el timo durante la ontogenia del LT, sin contacto con el antígeno. En el tejido linfoide secundario el linfocito T no sufre variabilidad alguna, se conserva durante toda su vida.

Mediante la variabilidad natural el linfocito T obtiene un repertorio de especificidades diferentes de 1016 en el caso del TCR αβ y 1018 en el TCR γδ.

Un LT virgen, su LT efector y su LT memoria tienen el mismo receptor (ya que tienen la misma educación tímica).

Mecanismos de generación de diversidad de los TCR

La generación del repertorio sucede en el timo por reordenamiento de los genes. El proceso es idéntico al del BCR. Primero sucede la recombinación somática. Se yuxtaponen las versiones de V, D y J para generar cada dominio variable lo que ocurre al azar. La impresición en las uniones de los segmentos V, D y J hace que en ocasiones se añadan o eliminan nucleótidos al azar entre los segmentos igual que pasaba en los LB.

variabilidad-linfocito-T

Los LT no generan variabilidad adicional mediante hipermutacion somatica para evitar que la introducción en el TCR de mutaciones al azar pueda generar la perdida de tolerancia a lo propio.

Otra diferencia es que los LT solo reconocen péptidos presentados por las moléculas del complejo mayor de histocompatibilidad, por eso el timo selecciona solo una pequeña fracción de ellos, los que pueden reconocer las moléculas de histocompatibilidad propias. En el proceso de maduración de los linfocitos T también se eliminan los LT autorreactivos.

El repertorio potencial de este proceso es de 1016 en los TCRαβ (combinación de todas las posibilidades de α con todas las de β) y de 1018 en los TCRγδ (combinación de todas las posibilidades γ con todas las de δ), pero el repertorio real es de unos 107 clones diferentes.

Además de las posibles combinaciones αβ y γδ, se produce una mayor diversidad en los puntos de unión del DNA, ya que se insertan nucleótidos N (al igual que ocurría con las Ig).

Las recombinaciones somáticas comienzan simultáneamente en las cadenas γ, δ y β. El reordenamiento con éxito de las cadenas γ y δ detiene las recombinaciones de la cadena β y se expresa en membrana un TCR γδ. Sin embargo, la mayoría de los timocitos reordenan con éxito la cadena β antes que se produzca el éxito en los reordenamientos de γ y δ. Así la mayoría de nuestros LT son a,β (90 %).

En el caso de los TCR también se produce una exclusión alélica, y se sigue un determinado orden de producción: primero se sintetizarán las cadenas “pesadas” (β o δ) y luego las “ligeras” (α o γ).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *